Saturno

Distancia al Sol: 1.418 millones de kms
Sexto planeta en distancia respecto al Sol
Planeta gaseoso, gigante, con su majestuoso anillo
Color dominante: amarillento

Saturno es uno de los objetos documentados que vienen observándose desde la antigüedad. Hay registros atribuidos a los asirios. Hacia el 700 antes de Cristo definían a Saturno como una luminaria de la noche y le llamaban ‘Estrella de Nínive’. Evidentemente, ni tan sólo podían imaginar que su característica más singular eran los anillos que rodean al planeta. Posteriormente, alrededor del 400 a.c., los griegos le identificaron como una estrella errante, ya que se movía en relación con el resto de estrellas del firmamento nocturno. El nombre que eligieron fue “Cronos”. Finalmente fueron los romanos los que acabaron dándole el nombre de Saturno. En la mitología romana, Saturno era el hijo de Urano y Gea, y padre de Zeus (Júpiter). En su honor se celebraban unas fiestas que llegaron a ser las más conocidas de la Antigua Roma: las saturnalias.

No fue hasta la invención del telescopio que Saturno asumió el nombre tan popularmente conocido: el planeta de los anillos. Las primeras observaciones serias se atribuyen a, como no, Galileo Galilei, aunque el instrumental del que disponía y sus enormes limitaciones, no le permitieron identificar los anillos como tales. Observó, en 1610, que no se distinguía un disco planetario común, sino que parecía como alargado o compuesto por más de un planeta. Los quebraderos de cabeza que supusieron a Galileo la observación sistemática de Saturno llegaron a desesperarle, ya que cuando Saturno giró en el ángulo en que sus discos son prácticamente invisibles, la visión de Galileo se transformó radicalmente, volviendo posteriormente a divisar los diferentes objetos, cuando Saturno cambió de nuevo el plano de sus anillos. Y fue con el astrónomo holandés Huygens, en 1659 modelizó el sistema de anillos de Saturno. Los definió como sólidos, planos y en forma de disco. El astrónomo italiano Cassini, con instrumentos mejorados, fue capaz de distinguir una división interna en los anillos, que hoy conocemos con su nombre (División de Cassini). Y entre Cassini y Huygens fueron descubriendo los primeros satélites que orbitaban Saturno.

Los anillos de Saturno varian según cambia el ángulo aparente con restecto a la Tierra. Cuando los dos planetas se encuentran prácticamente en un mismo plano, los anillos parecen desaparecer. La última vez que se ha producido este fenómeno ha sido en el año 2010. Podemos ver en la imagen de la derecha una secuencia de la evolución de los anillos al largo del tiempo.

Saturno fue visitado por primera vez por la NASA Pioneer 11 en 1979 y más tarde por Voyager 1 y Voyager 2. La sonda Cassini, proyecto conjunto de la NASA y la ESA, llegó el 1 de julio de 2004 y estuvo orbitándolo durante cuatro años.
Saturno está claramente achatado cuando se ve a través de un telescopio pequeño, sus diámetros ecuatorial y polar varían en casi un 10% (120.536 kilómetros frente a 108.728 kilómetros). Este es el resultado de su rápida rotación y su estado líquido. Los otros planetas gaseosos también tienden a estar achatados, pero de forma menos significativa. Saturno es el menos denso de los planetas, su densidad (0,7) es inferior a la del agua. Al igual que Júpiter, Saturno es aproximadamente el 75% de hidrógeno y un 25% de helio con rastros de agua, metano, amoníaco y “roca”, similar a la composición de la Nebulosa Solar Primigenia partir de la cual el sistema solar se formó. El interior de Saturno es similar a Júpiter, que consiste en un núcleo rocoso, una capa de hidrógeno metálico líquido y otra capa de hidrógeno molecular. Las capas internas de Saturno están calientes (12000 K en el centro) y el planeta irradia más energía en el espacio de lo que recibe del sol. La mayor parte de la energía adicional está generada por el Mecanismo de Kelvin-Helmholtz, como pasa en Júpiter. Se cree que debe producirse algún otro fenómeno que complemente este diferencial de energía y luminosidad. Saturno, al igual que Júpiter, dispone de bandas ecuatoriales, aunque sensiblemente menos visibles. También son mucho más amplias cerca del ecuador. Detalles en la parte superior de las nubes son invisibles desde la Tierra por lo que no fue sino hasta la llegada del Voyager que se advirtieron detalles en la circulación atmosférica de la superficie del planeta. También existen óvalos de larga duración y otras características comunes con Júpiter. En 1990, HST observó una enorme nube blanca cerca del ecuador de Saturno que no estaba presente durante la visita del Voyager. En 1994fue observada otra tormenta más pequeña. Dos anillos prominentes (A y B) y un anillo débil (C) son observables desde la Tierra. La brecha entre los anillos A y B se conoce como la división de Cassini. La separación, mucho más débil, en la parte exterior del anillo A es conocida como la División de Encke. El Voyager mostró en sus imágenes cuatro anillos débiles adicionales. Los anillos de Saturno, a diferencia de los anillos de los otros planetas, son muy brillantes (albedo 0,2 a 0,6). A pesar de su apariencia continua de la Tierra, los anillos están compuestos en realidad de innumerables pequeñas partículas cada uno en una órbita independiente. Varían en tamaño desde un centímetro más o menos a varios metros. También contiene algunos fragmentos de kilómetros de tamaño. Los anillos de Saturno son extraordinariamente delgados: aunque tienen 250.000 kilómetros o más de diámetro, sólo tienen apenas un kilómetro de espesor. A pesar de su imponente aspecto, están compuestos de muy poco material. Se cree que si pudiese comprimirse la totalidad de la materia existente en ellos, se obtendría un objeto de 100 km de diámetro. Las partículas de los anillos parecen estar compuestos principalmente por hielo de agua, pero también pueden incluir partículas rocosas con capas de hielo. El Voyager confirmó la existencia de anomalías radiales en los anillos, llamadas “rayos”, que se detectaron por primera vez por astrónomos. Su naturaleza sigue siendo un misterio, pero puede tener algo que ver con el campo magnético de Saturno. El anillo más externo de Saturno, el anillo F, es una estructura compleja formada por varios anillos más pequeños a lo largo de la cual se advierten “nudos”. La extraña apariencia trenzada visible por la Voyager 1 no se divisó en las imágenes de la Voyager 2. Este tipo de estructuras fueron objeto de muchas tomas de la sonda Cassini, que también muestran algunas estructuras tenues en espiral que aún no han sido explicadas. Hay complejos fuerzas entre algunas de las lunas de Saturno y el sistema de anillos: algunas de las lunas, los llamados “Satélites pastores” ( Atlas, Prometeo y Pandora) son importantes para mantener los anillos en su lugar. Mimas parece ser responsable de la escasez de material en la división de Cassini. Pan se encuentra dentro de la División de Encke y S/2005 S1 está en el centro de la brecha de Keeler. Todo el sistema es muy complejo y todavía poco conocido. El origen de los anillos de Saturno (y los de otros planetas jovianos) es desconocida. A pesar de que pudieron haber tenido los anillos desde su formación, los sistemas de anillos no son estables y deben ser regenerados por procesos en curso, tal vez la desintegración de satélites más grandes. El conjunto actual de los anillos puede tener sólo unos pocos cientos de millones de años. Al igual que el resto de planetas jovianos, Saturno tiene un campo magnético significativo.

Cuando está en el cielo nocturno, Saturno es fácilmente visible a simple vista. Aunque no es tan brillante como Júpiter, es fácil de identificar como un planeta porque no “brillan” como hacen las estrellas. Los anillos y los satélites más grandes son visibles con un telescopio astronómico pequeño.

Saturno tiene 53 satélites.
Los tres pares de Mimas, Tetis, Dione, Encelado y Titán-Hyperion interactúan gravitacionalmente, de tal forma que mantienen relaciones estables entre sus órbitas: el período de la órbita de Mimas es exactamente la mitad de Tetis, que por tanto se dice que está en una relación 1:2. Encelado y Dione tienen también una relación 1:2, y Titan-Hyperion tienen una relación 3:4.

Los comentarios están cerrados.